Acción por medio de la oración

Acción por medio de la oración

Orar por otras personas es un medio eficaz de llevar el amor a la práctica. Es traducir en hechos nuestros pensamientos sobre alguien y nuestro deseo de ayudarlo. La oración surte efecto: lo pueden atestiguar millones de personas de todo el mundo. Nuestras plegarias mueven la mano de Dios y lo llevan a hacer lo que le pedimos. Las respuestas no siempre vienen enseguida ni tal como imaginábamos. Pero a la larga Dios contesta del modo que considera más conveniente para todos los afectados.

Las oraciones no solo favorecen a la gente por la que pedimos; también nos benefician a nosotros mismos. Generan un espíritu de fe y crean un clima positivo, ya que concentramos nuestra atención en la bondad y el poder de Dios y contamos con que nos responda. El simple hecho de manifestar fe en Él —que es lo que hacemos al orar— le agrada y lo mueve a obrar en la situación o en la vida de la persona por la que rogamos. Él nos ama y ama a la persona por la que rezamos; desea efectuar en ella un cambio para bien. Ahí intervienen nuestras oraciones, pues activan el poder de Dios.

Comienza haciendo una lista de personas por las que te interesas y que necesitan la ayuda de Dios, quizá porque están enfermas, o han tenido un accidente, o se sienten solas, o se encuentran en aprietos económicos, o corren peligro, o han sufrido alguna pérdida. Incluye tanto a personas que tú mismo conoces como a gente de la que hayas oído hablar en las noticias o por medio de terceros.

Ora por ellas de una en una, invocando promesas que Dios nos ha hecho en la Biblia (aquí verás algunos ejemplos). Hazlo durante unos 10 ó 15 minutos, dedicando uno o dos a cada persona.

Cuando te enteres de alguien que tenga alguna necesidad, añádelo a la lista. Procura incorporar una persona cada día. A medida que la nómina se vaya haciendo más larga, probablemente no te alcanzará el tiempo para rezar por todas las personas que figuran en ella. Ora primero por las situaciones más graves y urgentes; luego por algunas de las restantes según el tiempo de que dispongas. Cuando llegues al final de la lista, vuelve a empezar por arriba.

Cada vez que Dios responda a una de tus plegarias, agradéceselo y elimina esa petición de la lista. Puedes tener otra lista en la que apuntes las oraciones respondidas y tomarte un momento al inicio de tus ratos de oración para repasarla y reforzar tu fe en que el Señor también atenderá las necesidades que todavía están pendientes.

Hazte la costumbre de rezar por los demás todos los días. Contribuirás a mejorar su vida. Además, el ver obrar a Dios te infundirá fe y enriquecerá tu espiritualidad.

Colosenses 4:2 (NVI) Dedíquense a la oración: perseveren en ella con agradecimiento

Mateo 6:9-13 (NVI) Ustedes deben orar así: “Padre nuestro que estás en el cielo, *santificado sea tu nombre, venga tu reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo. Danos hoy nuestro pan cotidiano. Perdónanos nuestras deudas, como también nosotros hemos perdonado a nuestros deudores. Y no nos dejes caer en *tentación, sino líbranos del maligno.

Salmos 34:17 (NVI) Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias.

Leave a Reply