SUEÑOS HECHOS REALIDAD

SUEÑOS HECHOS REALIDAD

En mayor o menor grado, casi todos estamos insatisfechos con nosotros mismos. Eso no es necesariamente malo. Para hacer progresos es menester cierta medida de insatisfacción. Si queremos desarrollar nuestro potencial es preciso que soñemos con ser más de lo que somos. El fallo es que muchos nos quedamos estancados en esa fase. ¿Por qué será?

Las más de las veces obedece a que nos consideramos incapaces de hacer realidad nuestros sueños. Y vale decir que algo de razón tenemos. Algunos cambios los podemos efectuar a fuerza de voluntad o de trabajar más arduamente; por ejemplo, alcanzar una meta más alta en ventas o bajar unos kilos. Pero… ¿qué pasa cuando se trata de cambios más profundos, de transformaciones internas que sabemos que nos harían más felices y nos permitirían ejercer una influencia más positiva en nuestro rinconcito del mundo? Por lo general esos cambios de fondo son los más esquivos.

Nos convencemos de que nos falta entereza y fuerza de voluntad, de que tenemos muchos defectos y cometemos infinidad de errores. Simplemente no somos capaces, aducimos.

¿La solución? Jesús la resumió con palabras de impactante sencillez: «Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios». El secreto radica en ponernos en manos de Dios y dejar que Él haga lo imposible por medio de nosotros y a veces a pesar de nosotros. Tenemos nuestras limitaciones, somos débiles, somos incapaces; pero hay un Dios grande, fuerte y muy capaz que está presto a asistirnos.

Ser como Él

Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. Colosenses 1:27

El secreto de un cristiano es que lo sobrenatural se vuelve en él natural por la gracia de Dios, y la experiencia de ello se pone de manifiesto en pequeños aspectos prácticos de la vida. Oswald Chambers (1874–1917)

Ser como Cristo: ese es simple y llanamente nuestro objetivo. Da la impresión de ser una meta fácil, tranquila, sin complicaciones. Pero pensémoslo bien. Él aprendió obediencia por lo que padeció; y lo mismo nos toca a nosotros. No es ni fácil, ni rápido, ni natural. En la carne resulta imposible, y es un proceso lento que tiene lugar en la esfera de lo sobrenatural. El único capaz de obrar esa transformación en nosotros es Cristo. Chuck Swindoll (n. 1934)

Es Dios mismo quien hace posible que ustedes deseen hacer lo que a Él le agrada. Y no solo eso, sino que también les da el poder para que lo hagan. Filipenses 2:13 (PDT)

Mateo 19:26 Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, mas para Dios todo es posible.

Lucas 1:37 Porque para Dios no hay nada imposible.

Jeremías 32:17 ¡Ah, Señor mi Dios! Tú, con tu gran fuerza y tu brazo poderoso, has hecho los cielos y la tierra. Para ti no hay nada imposible.